¿Por qué los niños quieren dejar sus clases extraescolares?

¿Por qué los niños quieren dejar sus clases extraescolares?
¿Por qué se queja Paula cuando es hora de ir a clases de piano?
¿Cómo es que ahora Pedro se mete tras el sofá al acercarse su clase de patinaje con lo que le gustaban los primeros días? Después de todo, ambos niños estaban muy entusiasmados con sus respectivos cursos cuando empezaron. ¿Qué ha pasado?
Resulta muy confuso para unos padres que las señales que reciben de sus hijos sean a veces tan contradictorias. Un día los niños están entusiasmados con su nueva clase de teatro y en tan sólo unas semanas lloran y patalean porque no quieren ir. Que levante la mano el padre al que no le haya ocurrido esto.
Lo primero que debe hacer un padre cuando un niño comienza a resistirse a una actividad que previamente era la pasión sin freno del niño es escuchar y preguntar. No tomes conclusiones precipitadas. Se requiere un poco de investigación inteligente. Pregunta a tu hijo o hija lo que hace en la clase. Averigua cuál es exactamente la causa del problema. Luego haz las mismas preguntas a los monitores o maestros del curso en cuestión y compara respuestas. Ojo aquí que, lógicamente, niños muy jóvenes no sabrán aún explicar bien las causas de sus emociones. Les falta vocabulario y conocimiento de sus propios sentimientos.
No debería ser difícil encontrar pistas importantes. Por lo general, los niños empiezan una actividad pensando que es super divertido. Pero cuando se dan cuenta de que no es todo completa y libre diversión sino que necesitan seguir ciertas reglas, y que chocan con las primeras frustraciones propias de la actividad en cuestión enseguida pierde el atractivo idealizado del principio y la ilusión desmesurada se apaga.
Además, tu hijo puede sentirse agobiado si el programa es demasiado estructurado. Si la disciplina es muy rigurosa o la actividad demasiado dolorosa (como una clase de kárate) algunos niños se resisten. Usa tus propios instintos. ¿El curso parece divertido? ¿Te gustaría a ti mismo asistir a ese curso? ¿Están ofreciendo suficiente motivación para mantener al niño interesado?
La relación monitor-hijo también es un factor importante. Los niños necesitan atención. Si el número de maestros es insuficiente para manejar una clase es posible que tu hijo no esté recibiendo suficiente atención. Las recomendaciones generalizadas son que debe haber al menos 1 monitor o maestro para cada 15 niños. Si hay más niños que ese ratio el profesor no puede concentrarse adecuadamente en cada niño, y resulta entonces en que muchos niños pierden el hilo, se encuentran demasiado “libres” y sin directrices claras.
Si fallan estos factores es muy posible entonces que el niño prefiera abandonar la actividad. Los niños no saben resolver los problemas y conflictos como sabemos hacer los adultos (que tampoco es que lo hagamos de maravilla) y la única manera entonces que se les ocurre es dejar la clase. Si no hay problemas claros con la clase y los maestros, tal vez fuera aconsejable tener una buena charla con el niño.
Bastante a menudo, las presiones sociales tienen también su influencia aquí. ¿Tiene tu hijo amigos o compañeros en la actividad en cuestión? Si el niño o niña está solo y no se siente bien acompañado debido a la falta de amigos, una buena idea sería ayudarle a encontrar un amigo allí. Si lo consigue el niño se involucrará más en las actividades.
Si tras tus mejores charlas e investigaciones, incluso tras algún impulso para hacer algún amigo, sus mejores esfuerzos no ofrecen sus frutos y su hijo todavía se resiste a las maravillosas y aprovechables clases de guitarra entonces es el momento de abandonar la clase. Cambie a su hijo a algún otro programa. Si tras cierto tiempo nota que el niño aún conserva el interés en las guitarras puede reintentarlo más adelante. Nunca fuerce al niño, especialmente cuando se trata de actividades extracurriculares. Casi por definición, y también por simple sentido común, las actividades “extra” deben ser divertidas y agradables. Si dejan de serlo, por la causa que sea, mejor nos dedicamos a otra cosa.
FunforKids

Añadir Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *